Medinaceli

El origen de Medinaceli es, como muchas otras poblaciones de la zona, una ciudad celtíbera, probablemente de la tribu de los Belos, cuyos asentamientos se extendían por todo el valle del Jalón. Tras la conquista romana, la ciudad tomó importancia gracias a las minas de sal, que se han estado explotando hasta el siglo XX.

En el 712 llega Tarik a la villa y la repuebla con bereberes. Su nombre en árabe era Medina Talmeida. Fue un enclave estratégico de los musulmanes, residencia del gobernador y capital de la Marca Media.  Una posición muy militarizada que servía como punto clave para la defensa del territorio, aprovisionamiento de tropas y base para incursiones. Se dice que allí fue a morir el caudillo Almanzor, según la leyenda de las heridas sufridas en la batalla de Calatañazor.

Medinaceli ha sido declarado Bien de interés cultural en la categoría de Conjunto Históricos. Todo el interior del pueblo está muy bien cuidado y en los últimos años se han restaurado y recuperado varios de sus monumentos. Cabe destacar el arco de triunfo romano, único de tres cuerpo que hay en España. Se ve desde la carretera y es el monumento más emblemático y conocido de Medinaceli.

De la antigua muralla casi no queda nada, pero si queda una de las puertas de entrada a la Villa llamada Puerta Arabe. Por razones defensivas, el tamaño de su vano es muy pequeño. A pesar de su nombre, su origen no es árabe, sus cimientos son romanos y probablemente tenía forma de herradura o medio punto. Probablemente destruido el original, se reconstruyó el que hay ahora que es tipo gótico mudéjar.

Puerta Arabe en Medinaceli
Puerta Arabe en Medinaceli

Paseando por sus tranquilas calles podrás también disfrutar de su plaza mayor, que se asienta sobre el antiguo foro romano. Es una plaza típica castellana, muy amplia, con soportales y edificios notables. No obstante su planta no es cuadrada o rectangular como en otras Villas. Aquí tiene una forma casi pentagonal. En la plaza podrás encontrar edificios de interés como el Palacio de los Duques de Medinaceli y la casa Concejo.

Otros lugares de interés son la Colegiata, el convento de Santa Isabel o la ermita beato Julián de San Agustín.

Medinaceli también tiene un castillo, construido sobre la alcazaba original árabe, se usa ahora como cementerio.

castillo de medinaceli
Castillo de Medinaceli

Por Medinaceli pasa una de las rutas de el Camino del Cid. En concreto es la segunda ruta de dicho camino, llamada «Tierras de Frontera», que parte de Atienza y finaliza en Calatayud. Al ser un sitio bastante turístico y no muy lejos de Zaragoza o Madrid, goza de una variada oferta hostelera y de restauración.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *